LOS STEs ADVIERTEN A LA MINISTRA DE QUE LA EDUCACIÓN NO ES UNA MERCANCÍA

La Confederación de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza (STEs) ha pedido a la Ministra de Educación, Pilar del Castillo, que explique la postura del Gobierno con respecto a la inclusión de la educación como un servicio sujeto a la liberalización del comercio bajo el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS). Esta posibilidad será discutida en Ginebra en el marco de la reunión que la Organización Mundial del Comercio (OMC) celebrará del 8 al 12 de octubre.

Como confederación de sindicatos comprometidos con el principio de la educación pública de calidad para todos y todas –objetivo que entendemos sólo puede ser realizado a través de servicios de calidad financiados con fondos públicos y regulados por el Estado- advertimos del peligro de que se produzca una privatización progresiva de la educación pública mediante la introducción de costes para los usuarios, la competencia con el sector privado, la retirada de la educación de la oferta pública y la venta de bienes educativos, medidas todas ellas contempladas en los compromisos y disciplinas del AGCS.

La inclusión, en el seno de este acuerdo transnacional, de servicios que deben constituir un derecho básico en nuestras sociedades, como son la educación y la sanidad, es una amenaza grave que ya ha sido denunciada por la Internacional de la Educación, organización que representa a 309 organizaciones, de la que la Confederación de STEs es miembro fundador.

En un momento en que el Gobierno debería centrar sus esfuerzos en aumentar y diversificar los recursos para asumir los nuevos retos a los que se ve abocada la enseñanza pública, la única que ofrece garantías de igualdad a todo el alumnado, la ministra debe clarificar ante la opinión pública cuál va a ser la postura que se mantenga en este foro. Los STEs consideramos que ceder a la coacción de acuerdos sobre liberalización del comercio conllevaría retrocesos irreversibles en la calidad de nuestro sistema de enseñanza, y sometería a un bien tan preciado como es la educación al caprichoso e injusto arbitrio de las leyes del mercado, por lo que hemos pedido a la Sra. Ministra que el gobierno español rechace radicalmente la propuesta de considerar a la educación como un servicio sujeto a la liberalización.

08 de octubre de 2001.

Justo L. Cirugeda, de la Confederación de STEs