EL GOBIERNO MANTIENE SU POLITICA DE AGRESIÓN HACIA LOS EMPLEADOS PÚBLICOS CON LOS PGE.

El Consejo de Ministros celebrado el viernes día 21 ratificó la política de agresión a las condiciones laborales de todos los empleados públicos que año tras año viene aplicando este Gobierno. Aprobó remitir a las Cortes Generales (según la legislación vigente debe remitirlo antes de 30 de septiembre) un Anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2002, en el que da un paso más en su ataque progresivo a las condiciones laborales de todos los empleados públicos y consolida la perdida de poder adquisitivo. Es un paso más en su objetivo de deteriorar todo lo que signifique servicio público.

Dicho anteproyecto contempla, en el aspecto retributivo, lo siguiente:

1.       Una subida salarial del 2%, equivalente a la previsión de inflación para el año 2002. Este incremento se aplicará a los conceptos retributivos de carácter fijo.

2.     Creación de un plan de pensiones para todos los empleados públicos. El Estado aportará como promotor un 0,5% de la masa salarial durante los tres años de vigencia del acuerdo.

También se contempla como posibilidad:

1.       Mejoras retributivas adicionales asociadas a la consecución de objetivos, bajo formulas de retribución variable. Se abonaría en una sola paga y no tendrá carácter consolidable. Para este concepto se podrá destinar un 0,4% de la masa salarial.

2.     Un 0,1% para atender el cumplimiento de la previsión de la inflación.

En cuanto a otro tipo de cosas, también recoge: la posibilidad de la movilidad forzosa, la jornada de trabajo será de 37,5 horas, entre otras.

 

El Gobierno ni ha negociado nada ni respeta la democracia social. En las mesas de negociación se ha limitado a informar sobre sus decisiones, y después las impone por medio de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos. Modifica sustancialmente las condiciones de trabajo de todos los empleados públicos saltándose todas las normas sobre negociación colectiva vigentes

Desde la Confederación de STEs denunciamos la actitud del Gobierno hacia sus trabajadores. Consideramos que esta propuesta es una agresión más a los empleados públicos, que no se sustenta en ninguna realidad objetiva y que viene a empeorar sus condiciones de trabajo. Se nos sube el salario un 2%, cuando la subida salarial media de los convenios firmados el año pasado ha sido de 4,98%, la inflación interanual en agosto estaba ya en el 3,7%, y se estima que pueda acabar en un 4% a final de año. Eso sí, se prevé un 0’1% para corregir la posible desviación de la inflación.

Por otro lado, se obliga a los empleados y empleadas públicos a suscribir un plan de pensiones que, en la práctica, contribuirá a reducir nuestros ingresos netos y, por tanto, nuestra calidad de vida, al tener que complementarla con cantidades adicionales para que su rendimiento sea significativo. Se nos quiere imponer la movilidad forzosa y sigue manteniendo una actitud agresiva sobre duración de la jornada.

La Confederación de STEs, ante esta agresión, reivindica:

  1. El derecho a la negociación colectiva.
  2. La recuperación de la cláusula de revisión salarial.
  3. Subida salarial del 8% -el IPC previsto por el gobierno (2 puntos), más 6 puntos para empezar a recuperar el poder adquisitivo perdido (15.2%) en los últimos años-.
  4. Retirada del recurso del gobierno contra la sentencia de la Audiencia Nacional: cumplimiento de la sentencia.
  5. Medidas para aumentar la calidad de los servicios públicos:

-         Aumento del empleo público: contra el tope del 25% de reposición de efectivos.

-         Jornada de 35 horas semanales con creación de empleo.

-         Contra la movilidad geográfica forzosa.

-         Consolidación del empleo público: contra el empleo en precario.

  1. Fortalecimiento del sistema público de pensiones.
  2. Desarrollo de la ley de Prevención de Riesgos laborales y el reconocimientos de las enfermedades profesionales.

 

La Confederación de STEs considera necesaria la unidad de todos los Sindicatos con presencia en el sector público en la lucha para conseguir estos planteamientos reivindicativos, planteamientos que comparten por todos los trabajadores y trabajadoras del sector público. Es necesario que, desde la unidad sindical, presionemos al gobierno para lograr estas reivindicaciones y conseguir la dignificación de la función pública y la mejora de los servicios públicos.

24 de septiembre de 2001.

Augusto Serrano, de la Confederación de STEs