LA CONFEDERACIÓN DE STEs ANALIZA LA NUEVA REALIDAD EDUCATIVA

 

 

La Confederación de STEs ha organizado, por segunda vez en este curso, unas jornadas estatales de análisis y debate con el objetivo de analizar la situación por la que atraviesa la educación en estos momentos, valorar los distintos proyectos de ley que está preparando el MECD y proponer alternativas que redunden en la mejora del sistema educativo. Unas ciento cincuenta personas participaron en este foro, que tuvo lugar en Gandía (Valencia).

 

Las jornadas, que denominamos “¿Reforma..., contrarreforma?. Por una enseñanza pública de calidad” se abrieron en la tarde del viernes 4 con una mesa integrada por los siguientes representantes políticos: Amparo Valcarce, portavoz del PSOE en la comisión de Educación del Congreso de los Diputados; José Ramón Calpe, diputado nacional del PP y miembro de la comisión de Educación del Congreso y Mª Ángeles Martínez Esplá, secretaria de Educación de Izquierda Unida en el País Valenciano. Calpe se defendió ante las acusaciones de oscurantismo en torno a la gestación de la Ley de Calidad, argumentando que va a haber diálogo y que el borrador aún no está escrito; anticipó que lo que se pretende fundamentalmente, a través de una serie de reformas parciales “que no pondrán nada patas arriba” es mejorar la etapa de la ESO, los procedimientos de aprendizaje o la inspección educativa y dijo que los itinerarios no supondrán una discriminación, porque conducirán a un mismo título: “Se podrá llegar a un mismo objetivo desde una mayor diversificación”, arguyó. Desde el PSOE Valcarce subrayó la necesidad de un diálogo con la comunidad educativa que a su juicio no se da en este momento; precisó que los socialistas no están en contra de las reformas en general, sino de aquellas que sean segregadoras, y opinó que la Ley de FP debe ser consensuada y contar con una memoria económica, y que los directores no deben ser designados por la Administración educativa. La representante de IU vertebró su discurso en torno a la defensa de la enseñanza pública y la igualdad de oportunidades, aspectos éstos que a su parecer peligran claramente con las reformas que se están pergeñando desde el Gobierno.

 

Jaume Martínez Bonafé, del departamento de Didáctica de la Universidad de Valencia, abogó por la realización de un análisis de los problemas educativos en profundidad, sin miedo a los cambios, pero sabiendo bien quién los propone y con qué intenciones; asimismo, criticó la burocratización y pidió que la izquierda educativa no se limite a estar a la defensiva, sino que adelante propuestas y razone cómo y con quién llevarlas a cabo: en este sentido, apostó por un mayor compromiso e involucración de docentes en sus escuelas.

Álvaro Marchesi pronunció una conferencia en torno a distintos indicadores de calidad y equidad en la enseñanza, estableciendo una serie de comparaciones entre una serie de países occidentales; al hilo de las estadísticas, centradas en diferentes aspectos, extrajo sus conclusiones, para centrarse en la última parte de su alocución en un comentario en torno a las reformas anunciadas. Convencido de que la LOGSE debe modificarse en aquellos aspectos que ya no sean válidos, criticó sin embargo el espíritu de lo que se ha anunciado puede cambiarse, por entender que será contraproducente y no contribuirá a la resolución de los problemas del profesorado y el alumnado.

César Cascante, de la Universidad de Oviedo, y Miguel Ángel Caldevilla, asesor del CPR de esa ciudad, centraron sus intervenciones en aspectos relacionados con la Formación Profesional. El primero, desde el punto de vista de la globalización, alertó de los peligros de que la educación se amolde a los dictados e intereses del mercado económico, y de que desde la FP se imparta más una adiestración a las empresas que pueden lucrarse con el sistema educativo que una formación. Caldevilla criticó que se redacte una nueva Ley de FP sin haberse evaluado previamente el segundo Plan de Formación Profesional; evaluó negativamente el proyecto de Instituto de Cualificación, entre otras cosas por el centralismo que conllevaría, y abogó por observatorios de empleo a nivel autonómico para detectar las necesidades de formación.

 

Asimismo, hubo un bloque de trabajo en el que se conocieron distintas experiencias educativas de interés por su profundización en la atención directa al alumnado, como son la llevada a cabo en el CP Cervantes de Buñol (Valencia), que fue explicada por Mª Ángeles Llorente, de MRP Escola d´Estiu del País Valencia; Àngels Martínez Bonafé se centró por su parte en la red de centros Vivir la Democracia en la Escuela, y José Luis Gordo de MRPs de Madrid, expuso su experiencia de atención externa en Carabanchel.

 

Distintos grupos de trabajo elaboraron también propuestas alternativas para conseguir una enseñanza pública de calidad que se presentarán a los órganos de la Confederación de STEs para su aprobación y reivindicación ante la sociedad y las distintas administraciones educativas.

 

                                  

07 de mayo de 2001.

Justo López Cirugeda, de la Confederación de STEs