POR EL DERECHO DE LOS INMIGRANTES A VIVIR Y TRABAJAR EN EL ESTADO ESPAÑOL

La Confederación de STEs, consciente de la situación de opresión y angustia en la que viven las personas inmigrantes que no tienen regularizada su situación administrativa en nuestro país, apoya las acciones de protesta que se están llevando a cado en distintos puntos del Estado contra la entrada en vigor de la Ley de Extranjería.

Los STEs, como organización sindical, pedimos al mundo empresarial el respeto más escrupuloso a los derechos laborales de las personas inmigrantes con y sin papeles, y su contratación en las mismas condiciones que el resto de los trabajadores.

Los STEs, como organización defensora de los derechos humanos,  pide al Gobierno que la Ley de Extranjería no entre en vigor y sea derogada por conculcar los derechos humanos de las personas que han llegado a nuestro territorio para trabajar y poder vivir dignamente, huyendo de situaciones de hambre, de explotación y, en muchos casos, de persecución por motivos políticos.

Pedimos a los Ayuntamientos que faciliten a estas personas los trámites legales necesarios para su empadronamiento en la ciudad o pueblo en el que residan y que los servicios sociales de los municipios les atiendan en sus necesidades.

Los STEs hacemos un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza a que desde su puesto de trabajo docente o no docente contribuyan activamente a la integración educativa de los hijos e hijas de estas personas y a que el profesorado explique a su alumnado la necesidad de que las leyes del Estado respeten los derechos humanos de todas las personas y faciliten su integración.

22 de enero de 2001.

Augusto Serrano, de la Confederación de STEs