CONTRA EL RECORTE DE LAS CONDICIONES LABORALES DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS

El acuerdo Admón-Sindicatos (CCOO –CSIF) para el año 2000, firmado en la Mesa General de Función Pública del 24 de septiembre, supone una agresión más para el conjunto de los empleados públicos.

No podemos entender que en una época de bonanza económica: el PIB está creciendo cerca del 4%, en el que el Proyecto de Ley de Presupuestos crece más de un 8%, etc; CCOO y CSIF avalen con su firma un acuerdo que consolida la pérdida del poder adquisitivo de los últimos 10 años, en el que los Empleados Públicos hemos perdido 17.280 pesetas por cada 100.000, y ponga las bases para que los incrementos retributivos en los próximos años sigan el camino de la congelación del 94 y el 97.

Al acabar 1999 nuestras nóminas habrán disminuido. Resulta irónico, por un lado, afirmar que el crecimiento económico es estable y duradero, y por otro, someter a cientos de miles de familias a una política de restricción salarial., Semejante insolidaridad es lo que han acordado el Gobierno y los Sindicatos firmantes.

Todavía más, es un Acuerdo de conveniencia entre ambas partes, donde se va a repartir un fondo entre 10 y 13 mil millones (un 0,6% de la masa salarial del 99) sin la garantía de que sea consolidable, no teniendo carácter compensatorio y respondiendo exclusivamente a la habitual estrategia de la Admón.: más complementos de productividad asignados arbitrariamente.

Un Pacto por parte de los sindicatos CCOO, CSIF, donde no se aborda la jornada de 35 horas y la creación de empleo; no sólo no se aborda, sino que se da el visto bueno a que siga la amortización obligatoria del 75% de las bajas en la gran mayoría de las Administraciones Públicas, lo que supone una importante discriminación y agresión del empleo público y los servicios públicos. No sólo los aspectos retributivos y de empleo son perjudiciales para los Empleados Públicos, sino que el Acuerdo va más allá, al potenciar la Mesa General de Función Pública, en detrimento de otros Ámbitos de Negociación Legítimamente constituidos, centralizando la Negociación Colectiva en una Mesa sin capacidad real de negociación en contenidos de su compentencia, al estar marcada en el aspecto retributivo por las decisiones del Parlamento.

Las organizaciones sindicales que suscriben este documento emplazan a los Empleados Públicos, a las Juntas de personal y a los Comités de Empresa a manifestar su rechazo al citado Acuerdo y a secundar las iniciativas de protesta y movilización y emplazan al Gobierno a la inmediata renegociación del mismo contemplando los siguientes contenidos:

-Reconocimiento de la pérdida del poder adquisitivo

-Mantenimiento y recuperación del poder adquisitivo en todas las Administraciones Públicas

-Jornada máxima de 35 h.

-Creación de nuevo empleo estable y desaparición de los topes de reposición de efectivos

-Respeto a los Ámbitos de Negociación legalmente constituidos

 

Madrid, 26 de octubre de 1999

Confederación de STEs