LOS CIEN PRIMEROS DÍAS DE RAJOY EN EDUCACIÓN, O CÓMO SE DESINFLA UN GLOBO

En el momento en que se cumplen los primeros 100 días de Mariano Rajoy al frente del Ministerio de Educación y Cultura es hora de hacer un balance de su actuación al frente del MEC en lo que se refiere a la enseñanza.

La Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STES) destaca en su actuación al frente del MEC en estos primeros 100 días, lo que sigue:

  • Su llegada al MEC, rodeado de personas pertenecientes a la democracia cristiana, ha supuesto el triunfo de esta corriente del PP en detrimento claro de las personas de tendencia liberal que habían hecho del MEC un lugar de confrontación con la enseñanza pública en general y con el Profesorado en particular. Su talante negociador supuso una esperanza de solución a los problemas existentes.
  • El mantenimiento de todos los Directores Provinciales nombrados por el anterior equipo. Estos responsables de la política educativa del MEC se han caracterizado en estos años por su nulo talante negociador y siguen en la misma tónica de confrontación, pese a lo que diga Rajoy.
  • El apoyo dado a la enseñanza católica con dos medidas tomadas unilateralmente. El aumento de los conciertos educativos a los centros privados, la mayoría en manos de la Iglesia Católica y sin ningún control social; así como la pretensión de concertar la educación infantil, tramo no obligatorio, cuando hay graves deficiencias en la implantación de las etapas obligatorias. La segunda medida ha sido el aumento de sueldo al Profesorado de Religión en los centros públicos, pero manteniendo el control de su contratación en manos de la jerarquía eclesiástica.
  • La apertura de un proceso de negociación sobre las condiciones de trabajo del Profesorado de la enseñanza pública que tiene escasas posibilidades de concluir con mejoras, tanto por el carácter restrictivo de los actuales presupuestos generales del Estado ( y por los que se han anunciado para el año 2.000), como por el proceso de transferencias en marcha. En el MEC conocen perfectamente las reivindicaciones del Profesorado, si hubieran querido realizar alguna mejora lo hubieran anunciado ya.
  • La continuación de un proceso de transferencias educativas a las CCAA marcado más que por lógicos criterios de desarrollo de la legalidad vigente, por criterios partidistas; con este criterio se están produciendo los traspasos a las CCAA gobernadas por el PP y se tienen paralizadas las que no gobierna (Extremadura y Castilla-La Mancha) o la que ha perdido el gobierno (Asturias), infravalorando a estas CCAA con respecto al resto del Estado, y, al mismo tiempo, no planteando soluciones a la problemática del Profesorado de Ceuta y Melilla y al que trabaja en Educación en el Exterior.
  • Que se ha producido la confirmación de que el MEC camina por un camino completamente equivocado en sus relaciones con el profesorado de la enseñanza pública. Las CCAA que acceden a las competencias en educación lo primero que hacen es mejorar las condiciones de trabajo del Profesorado: aumento de plantillas, estabilidad para el colectivo de interinos, aumentos de sueldo, soluciones a la responsabilidad civil...
  • La falta de soluciones al profesorado de Universidad que no tiene el puesto de trabajo consolidado, continuando con la dinámica anterior.
  • Como único aspecto positivo, cabe destacar la paralización de los proyectos más controvertidos del anterior equipo ministerial en relación a la aplicación de la LOGSE, como son los itinerarios en el segundo ciclo de la Ed. Secundaria Obligatoria y la reforma del currículum para aumentar el peso de las Humanidades. La paralización de estos aspectos es considerada positiva por los STES dado que todavía no se ha producido una evaluación, ni siquiera una implantación completa, de las enseñanzas que se querían reformar.

 

Desde la Confederación de STES terminamos esta valoración de los primeros 100 días de Rajoy remarcando que su fama de negociador está perdiendo fuelle en el terreno educativo, que se está desinflando el globo de la imagen de Rajoy, ya que negociar no es sólo abrir vías, dar largas y posponer soluciones, sino que es llegar a acuerdos, hacer concesiones para mejorar y hacer que el sistema educativo funcione mejor. Todo esto todavía no se ha vislumbrado.

Madrid, 29 de abril de 1999

Fdo.: Augusto Serrano,

del Secretariado de la Confederación de STEs