COMUNICACIÓN ->Comunicados de prensa y artículos de opinión



LOE: Una propuesta decepcionante que la comunidad educativa debe cambiar

Del Anteproyecto de Ley Orgánica de Educación (LOE) que acaba de presentar el MEC no se desprende un compromiso claro por la escuela pública, a la que asiste cerca del 70% del alumnado del Estado, ni recoge las expectativas y propuestas de la mayoría de la comunidad educativa, representada en el Consejo Escolar del Estado, por lo que resulta una propuesta insuficiente y decepcionante, que la movilización de la comunidad educativa debe cambiar.

La Confederación de STEs-intersindical pide al gobierno y a las fuerzas políticas que le apoyan, ejerza como tal y que cumpla su programa electoral en el que se contemplaba la defensa de la escuela pública.

Entre los principios en los que se inspira la nueva Ley, destacamos como positiva la intención de aumentar la inversión en educación, la refundición de tres leyes educativas y el “esfuerzo compartido” entre el alumnado y la comunidad educativa para conseguir una enseñanza de calidad, pero encontramos que falta la “motivación” que esta comunidad debe darle al alumnado para se enfrente con garantías de éxito a la tarea de estudiar.

La equiparación que a lo largo del articulado de la Ley se hace entre centros privados concertados y centros públicos, es un engaño a la ciudadanía dado que estos centros no son en absoluto iguales, ni reciben al mismo tipo alumnado, por lo que no se les puede dotar de los mismos medios humanos ni materiales. Del texto del Anteproyecto, que mantiene la concertación de la Educación Infantil, se desprende una clara tendencia hacia la privatización del sistema educativo, lo que va en contra de la inmensa mayoría de la sociedad que defiende el carácter público de la enseñanza. Rechazamos la posibilidad que se da a los centros privados concertados de cobrar a las familias por actividades complementarias y extraescolares.

En el apartado de calidad del sistema y en lo referido a centros, ratios, plantillas (ampliación, estabilidad) no hay ningún avance sustancial: las ratios siguen en 25 para primaria y 30 para la Enseñanza Secundaria Obligatoria, algo incompatible con la atención individualizada y con la obligación de acabar con el fracaso escolar.

La flexibilización de los itinerarios en 4º de la ES0 supone una concepción devaluada de la Formación Profesional y una forma de segregar al alumnado.

Nos parece preocupante la evaluación del alumnado en 4º de Primaria y 2º de la ESO pues puede acabar derivando en situaciones estresantes para niñas y niños y en la creación de rankings comparativos entre centros que obligue a estos a competir entre sí. La evaluación externa del profesorado parece una excusa para dividir en categorías salariales al profesorado y para otorgar puntuación para el Concurso de Traslados. además del mantenimiento del cuerpo de catedráticos.

Tampoco se avanza en la gestión democrática de los centros docentes Se mantiene un sistema similar al de la LOCE, y se sigue impidiendo que la comunidad educativa de los colegios e institutos tengan la capacidad exclusiva de elegir a los órganos de dirección de los mismos.

En cuanto al tema de escuela y religiones las propuestas son decepcionantes. El Ministerio no ha escuchado la voz del Consejo Escolar del Estado, donde a instancias de STEs-i se aprobó la salida de la enseñanza de las religiones y se planteó la necesidad de denunciar de los Acuerdos con la Santa Sede. Al afirmar que la enseñanza se ajustará a lo establecido en el Acuerdo entre el Estado y la Santa Sede, se dice que toda la enseñanza estará de acuerdo con la moral cristiana, con lo que se puede impedir una enseñanza científica, lo que es absolutamente improcedente.

Respecto a las condiciones laborales profesorado queremos destacar que, pese a decirse que el profesorado es el motor de cualquier reforma y mejora educativa, no se recogen mejoras en las condiciones laborales y económicas del profesorado, manteniéndose la insostenible situación actual que deja al profesorado interino en la actual situación de inestabilidad. Nos parece totalmente insuficiente que la jubilación voluntaria a los 60 años sólo se prorrogue hasta 2010.

Destacamos la ausencia de una Ley de Financiación que acompañe a esta reforma y la cortedad de miras del gobierno al querer mantener el déficit histórico de las infraestructuras de nuestro sistema educativo con el del conjunto de los países europeos.

El proceso de debate del Anteproyecto debe modificar sustancialmente su contenido. El compromiso por la enseñanza pública y la consecución de un sistema educativo democrático, laico e integrador es un reto que la Confederación de STEs-i asume como propio ese reto.

Confederación de STES-Intersindical. 30 de marzo de 2005
 


© Confederación de STEs-Intersindical