COMUNICADOS DE PRENSA


Maltratadores y maltratadas.
¿A quién destina los recursos el Instituto de la Mujer?

El Instituto de la Mujer ha suscrito un Convenio de Colaboración con la Comunidad Autónoma de Baleares sobre cooperación en programas y actuaciones dirigidos específicamente a mujeres (BOE 255, de 24 de octubre de 2003). Dicho Convenio recoge un Programa de Formación a Psicólogos y Psicólogas para el tratamiento de hombres maltratadores.

La Organización de Mujeres de STEs-i denunciamos continuamente el maltrato y asesinato de mujeres, y apoyamos cualquier medida que contribuya a solucionar el problema social de la agresión a las mujeres. La gravísima lacra que supone que  miles de mujeres sean maltratadas y decenas asesinadas cada año, por varones de su entorno, nos parece que precisa de medidas que efectivamente contribuyan a paliar la situación inhumana de estas mujeres, y a erradicar la violencia de sus vidas.

Es en este sentido en el que nos ha sorprendido este Convenio, al asignar el doble de recursos económicos al Programa de Formación a Psicólogos y Psicólogas para el tratamiento de hombres maltratadores, que al Programa para la asistencia psicológica a víctimas de actos de violencia de género. Para el primer programa el Instituto de la Mujer aportará 6.000,00 € -de los 7.502,00 € que costará el proyecto- mientras que para este último aportará prácticamente la mitad: 3.005,00 € -de los 4.570,00 € que costará-.

Son conocidos los resultados de los programas llevados a cabo con maltratadores en países con amplia experiencia en este tipo de terapias. El porcentaje de éxitos de dichos programas fue inferior al 3%. Teniendo en cuenta que los resultados de este tipo de programas reflejan tal grado de fracaso, a la vez que las verdaderas víctimas de actos violentos son las mujeres, no entendemos con qué criterio se están adjudicando los recursos públicos.

Nos preocupa además qué efecto puede tener esta política en los propios hombres maltratadores, al percibir que si es a ellos a quienes más dinero se destina en un Convenio –como es el caso-, quizás sean ellos los más necesitados de recursos y de atención. Quizás incluso pueda reafirmarse la idea que tiene parte de la población de que se trata de un problema concreto de algunos individuos varones con problemas psicológicos, cuando en realidad la violencia contra las mujeres responde al modelo de masculinidad que asocia la hombría, con la fuerza, la violencia, y el control sobre las mujeres.

A gran parte de la ciudadanía  nos preocupa este gravísimo problema social, reflejo de una sociedad patriarcal, y nos duele que la vida de tantas mujeres transcurra entre tanto sufrimiento, control, e incluso a veces –tantas- la pérdida violenta de su propia vida.

Pedimos a las Administraciones Públicas y especialmente al Instituto de la Mujer, una mayor sensibilidad para acabar con esta situación, mediante la asignación de recursos materiales y humanos, y la adopción de medidas como pueden ser la implantación de un modelo coeducativo en los centros docentes, campañas publicitarias de sensibilización y rechazo de la violencia contra las mujeres, campañas sobre corresponsabilidad en el ámbito doméstico, aprobación de una Ley Integral contra la Violencia hacia las mujeres, etc. 

Organización de Mujeres de STEs-i
 


© Confederación de STEs-Intersindical