Una vez más por la libertad de expresión

En defensa de un sindicalista encarcelado por opinar

Como si regresáramos a la noche del franquismo, manifestamos el rechazo más firme al hecho de que nuestro compañero de tarea sindical, Secundino Vallejo, haya ingresado ayer día 19 en la prisión de Villena para cumplir los seis meses de privación de libertad a los que ha sido condenado por un delito de injurias. El acto concreto por el que se condena a Secundino consistió en publicar en 1998, cuando militaba en Comisiones Obreras, un artículo de opinión en el diario Información de Alicante en el cual se vertían graves imputaciones a dirigentes del mismo sindicato.

Los sindicalistas de la Confederación de STES entendemos que en un Estado de Derecho nadie ha de ser encarcelado por expresar libremente sus opiniones, con independencia de su contenido y de que se puedan contraer otras responsabilidades. Además, en el ámbito sindical, la confrontación entre sindicalistas, especialmente si se trata de organizaciones que representan una parte de la clase trabajadora, nunca debe acabar con uno de los oponentes encarcelado, por agria y dura que sea la batalla dialéctica, la cual deja de ser precisamente dialéctica para ser represiva cuando uno de los interlocutores es privado por la fuerza de su libertad. En este sentido, es inaudito que la ejecución de la sentencia se realice por expreso requerimiento del sindicato Comisiones Obreras, en escrito dirigido al Juzgado de lo Penal de Orihuela. Igualmente excepcional es el hecho de que la pena de encarcelamiento se aplique a quien no cuenta con ningún antecedente penal. Estos hechos nos hacen retroceder treinta años y deberían de avergonzar a ciertos jerarcas del sindicalismo institucional.

La Confederación de STES reitera su más firme apoyo al compañero Secundino Vallejo, miembro de la Intersindical Valenciana y a la libertad de expresión, un derecho inalienable que hay que defender y estimular en cualquier situación y momento. La Confederación denuncia y rechaza la represión de este derecho fundamental, especialmente si proviene del ámbito sindical.

Madrid, 20 de junio de 2003

Augusto serrano, del Secretariado del Confederal