5 de OCTUBRE, DÍA MUNDIAL DEL PERSONAL DOCENTE

STEs RECLAMA UN INCREMENTO DEL DIÁLOGO CON EL PROFESORADO

El próximo sábado 5 de octubre se celebra el Día Mundial del Profesorado, una conmemoración que poco a poco va recabando mayor atención desde que en 1994 el director general de la UNESCO en aquel momento, Federico Mayor Zaragoza, la presentara en la Conferencia Internacional de Educación de Ginebra. Desde entonces, y promovida por esta organización y por la Internacional de la Educación –organización que representa a 25 millones de docentes en todo el mundo y de la que la Confederación de STEs es miembro fundador- esta fecha ha venido celebrándose con la idea de contribuir al reconocimiento social de este amplísimo colectivo que desempeña una tarea tan fundamental para la mejora de nuestras sociedades.

Este año el lema elegido para la celebración es “El personal docente estimula el diálogo cada día”, una frase que representa fielmente lo que es la labor cotidiana de las profesoras y profesores que en todo el mundo trabajan por despertar el conocimiento y el espíritu crítico de su alumnado. También se refiere el eslogan a la labor que el profesorado desempeña en pro de la interculturalidad, el respeto a la diferencia y la resolución de conflictos, en un momento en que la diversidad del mundo está ahora presente en cada aula. La labor del personal docente es vital en la consecución de un mejor entendimiento; el diálogo ha de enclavarse en la raíz del sistema para conseguir una sociedad moderna y equitativa, que haga frente a los retos del nuevo siglo.

Pero, lamentablemente, esta tarea que desempeñan los y las docentes de todo el mundo en pro del desarrollo y la cohesión social ha de realizarse, en numerosos países, en condiciones de penuria económica y laboral, y sin el reconocimiento que tan imprescindible función se merece. Al igual que los gobiernos permiten que se continúen postergando los compromisos de educación básica para todos los niños y niñas, la situación del personal docente en numerosos países continúa realizándose en condiciones más que precarias. Desde la Confederación de STEs opinamos que se conseguiría un avance sustancial en este proceso si los Gobiernos de nuestro entorno declararan públicamente la educación y la sanidad como derechos fundamentales de la ciudadanía, negándose a que sean contemplados por la OMC como bienes sujetos a liberalización y promoviendo políticas eficaces de cooperación con países desfavorecidos económicamente en el desarrollo de sus políticas educativas.

En lo que concierne a nuestro país, la ministra Pilar del Castillo y el Gobierno del Partido Popular pretenden sacar adelante una ley de contrarreforma educativa para cuya redacción se ha escatimado el diálogo con el personal docente y con las organizaciones que les representan, que no han sido más que meras convidadas de piedra en este proceso. A unos días de que la LOCE llegue al Congreso, no se ha convocado mesa sectorial para valorarla, y todo hace pensar que la ministra, con el talante reaccionario y antidialogante –excepto con la Conferencia Episcopal y las patronales de enseñanza- que está caracterizando su mandato escatimará una vez más a profesoras y profesores el derecho a expresar su punto de vista en torno a una ley redactada a sus espaldas y en contra de los intereses generales de toda la comunidad educativa.

Madrid, 04 de octubre de 2002

Fdo.: Augusto Serrano, del Secretariado de la Confederación de STEs