UN CURSO CONFLICTIVO

Sobre el curso que ahora se inicia puede decirse, sin temor a equivocarse, que será conflictivo, y que los conflictos serán causados por la política neoliberal y privatizadora que el gobierno del PP querrá aplicar tanto en la enseñanza como en el resto de la función pública; políticas ante las que el profesorado y el resto de los empleados públicos deberemos responder con contundencia en defensa.

Durante el trámite parlamentario de la mal llamada “ley de calidad”, el profesorado y el resto de la sociedad nos movilizaremos para parar una ley que pretende aumentar la privatización de la enseñanza, acelerar el desmantelamiento de la enseñanza pública, acabar con la democracia en la gestión de los centros, segregar al alumnado despreciando a una parte del mismo, dar más valor a la enseñanza de la religión católica... El profesorado se movilizará también para revalorizar la profesión de enseñar, aumentando a licenciatura el nivel de los estudios de magisterio, consiguiendo la movilidad entre todos las enseñanzas –incluida la universitaria- por concurso, logrando la disminución del horario lectivo, desvinculando la formación permanente de las retribuciones, estableciendo un acceso diferenciado a la función pública docente para el colectivo del profesorado interino...

En la función pública también habrá conflicto pues nos movilizaremos para conseguir una subida salarial por encima del IPC previsto por el gobierno para empezar a recuperar el poder adquisitivo perdido en estos años, y para recuperar la cláusula de revisión salarial que impida que nuestros salarios pierdan valor año tras año.

Ante los conflictos que se avecinan la Confederación de STEs considera necesaria la unidad de todas las fuerzas sindicales y sociales con el fin de parar las políticas neoliberales del PP.

Madrid, 03 de septiembre de 2002

Fdo.: Augusto Serrano, del Secretariado de la Confederación de STEs