EL DOCUMENTO DE BASES PARA LA LEY DE CALIDAD NO ES LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE LA ENSEÑANZA

Después de numerosos e irresponsables globos sonda lanzados por la Ministra de Educación sobre las medidas a tomar por parte del MEC para intentar solucionar los problemas de achacan a la enseñanza secundaria obligatoria, hoy nos encontramos oficialmente con una serie de propuestas que, bajo el título de novedosas, suponen una contrarreforma educativa, que no vienen a solucionar los problemas de la enseñanza y que lo que quieren hacer es avanzar en la privatización del servicio público de la enseñanza.

La famosa reválida supone un control externo a la enseñanza que significa un ataque al profesorado de enseñanza media, pues su puesta en marcha significa que el poder administrativo no se fía de lo que se enseña ni de las calificaciones que se dan, y, por tanto, dice necesitar un examen para “revalidar” las notas que da el profesorado, que, como funcionario público, cumple con su obligación. Y todo esto disfrazado de una revalorización del profesorado que dice perseguir el Ministerio.

La separación del alumnado en itinerarios para seguir distintas vías de aprendizaje tras el primer ciclo de la enseñanza secundaria son una segregación del alumnado que no tiene justificación, pues la historia de la enseñanza en España y en otros países –como Alemania- demuestra que ya han fracaso hace años; la experiencia nos demuestra que lo que es necesario son itinerarios personales para el alumnado en función de sus necesidades, desarrollando la atención a la diversidad con apoyos específicos para evitar las repeticiones, pues repetir sin apoyo en las asignaturas en las que se falle no soluciona nada.

Los itinerarios en la enseñanza, la reválida y la repeticiones tienen como objetivo último un desprestigio de la enseñanza pública y un traslado del alumnado a la privada para la que se prevén nuevos trasvases de dinero en el futuro más inmediato.

Los STEs, a la espera de analizar todas las propuestas más detenidamente, nos pronunciamos contra estas reformas por suponer una vuelta a tras, una contrarreforma, por ser un atraque directo al profesorado  y no ser los cambios que la enseñanza necesita en estos momentos para salir de la situación en la que está.

Madrid, 12 de marzo de 2002

Fdo.: Augusto Serrano, del Secretariado de la Confederación de STEs