LA UNION EUROPEA RECONOCERA LOS NÓDULOS DE CUERDAS VOCALES COMO ENFERMEDAD PROFESIONAL DEL PROFESORADO

El Ministerio de Sanidad acoge favorablemente la petición formulada por la Confederación de STEs, STEE-EILAS y USTEC para que se reconozcan las enfermedades profesionales del sector de la enseñanza

El borrador de Recomendación Europea sobre el reconocimiento de enfermedades profesionales, elaborado por las representaciones técnicas de los distintos estados de la Unión Europea incluye entre las enfermedades de probado origen laboral los Nódulos de cuerdas vocales debidos al esfuerzo mantenido de la voz. Este borrador únicamente está pendiente de su aprobación por las instancias políticas de la Unión Europea, que el Gobierno español se ha comprometido a impulsar durante su turno en la presidencia de la Unión.

Representantes de la Confederación de STEs y de los sindicatos STEE-EILAS de Euskal Herria y USTEC-STEs de Catalunya se han reunido hoy en Madrid con el Subdirector General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral del Ministerio de Sanidad, D. Francisco Vargas, para solicitarle el reconocimiento de las enfermedades profesionales que afectan al personal de la enseñanza (estrés, problemas de voz y lesiones músculo-esqueléticas), y le han informado de las campañas de recogidas de firmas y posicionamiento de Claustros docentes llevadas a cabo por los tres sindicatos a favor de estas reivindicaciones.

El Subdirector General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral ha manifestado su apoyo al reconocimiento de estas enfermedades, cuya incidencia en el sector de la enseñanza ha sido remarcada por  todos los estudios epidemiológicos efectuados por las Inspecciones Médicas de las distintas Delegaciones de Educación y Comunidades Autónomas.

Según los acuerdos alcanzados en el Diálogo Social por empresarios, sindicatos y Gobierno, que nuestros sindicatos respaldan, durante la presidencia española de la UE se impulsará la aprobación de la Recomendación europea sobre la lista europea de enfermedades profesionales, que sustituya a la 90/326/CEE. Además, se actualizará el listado vigente en el Estado Español desde 1978, y se instaurará un sistema de declaración, detección y registro de las enfermedades profesionales.

En el Borrador de Nueva Recomendación Europea, se incluyen, por primera vez, y a propuesta del Estado Español y de Bélgica, los nódulos de cuerdas vocales debidos al esfuerzo mantenido de la voz.

Los problemas de la voz son considerados como la enfermedad profesional más específica del profesorado, al utilizar la voz como herramienta fundamental de trabajo. Según diversos estudios esta enfermedad profesional afecta a un total de 60.000 docentes en el Estado Español, siendo sufrida en sus diversos estadios o niveles de gravedad por la práctica totalidad del profesorado en un momento u otro del ejercicio de su profesión.

El reconocimiento como enfermedad profesional supondría la gratuidad total de los tratamientos de rehabilitación de la voz, que hasta ahora eran sufragados en una gran parte de los casos por las propias personas afectadas, una mejora de las prestaciones a recibir en caso de baja o invalidez y, sobre todo, una obligación de que los distintos Departamentos de Educación, así como los centros privados tomen las medidas necesarias para evitar que se produzcan este tipo de enfermedades.

El uso continuado de la voz para transmitir los contenidos escolares en unas aulas con una acústica inadecuada, muchas veces masificadas y respirando el polvo de la tiza hacen que la aparición de los problemas de voz en el profesorado haya sido algo inevitable hasta el momento. Su prevención exigiría una formación específica del profesorado, una mejora de las condiciones acústicas y ambientales de los centros y la utilización de micrófonos como equipo de protección del profesorado que ya ha contraído la enfermedad.

En el borrador de la nueva Recomendación europea no se recoge, sin embargo, el estrés, que en sus diversas formas (depresión, síndrome de quemado/a) afecta de forma muy notable al personal de la enseñanza. Sin embargo, es posible incluirlo en el listado que se elabore en el Estado Español, en sustitución de la obsoleta lista del año 78.

La creación de un sistema de detección de las dolencias de origen laboral que el Ministerio de Sanidad está desarrollando, en cumplimiento de los acuerdos alcanzados en el diálogo social y las conclusiones aprobadas por la Comisión Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, permitirá que en el futuro puedan ser reconocidas nuevas enfermedades de origen laboral que hoy son tratadas como enfermedades comunes, pero en casos como los que corresponden al sector de la enseñanza, en que existen ya datos suficientes para su inclusión en el nuevo listado, no vemos razón para desaprovechar esta oportunidad.

El estrés genera una parte muy importante de las bajas que se producen en la enseñanza, siendo la que mayor número de días de trabajo hace perder,  generando un importante gasto y sobre todo una merma de la calidad de la enseñanza.

Por ello, la Confederación de STEs y los sindicatos STEE-EILAS y USTEC seguiremos presionando para el total reconocimiento de las enfermedades profesionales que afectan al personal de la enseñanza, para lo cual esperamos contar con el apoyo que en esta entrevista ha manifestado el Ministerio de Sanidad.

Madrid, 30 de noviembre de 2001

 

Confederación de STEs                   STEE-EILAS                          USTEC-STEs