CONTRA LA GLOBALIZACIÓN CAPITALISTA

MANIFESTACIÓN DÍA 2 DE DICIEMBRE EN MADRID

Nunca en la historia de la humanidad se había alcanzado, como en la época en que vivimos, la capacidad de producir tal cantidad de riqueza, de bienes y servicios con los cuales satisfacer las necesidades vitales de todos los seres humanos.

Sin embargo, paradójicamente, nunca como ahora, el sistema económico imperante, el capitalismo global, condena al hambre, a la enfermedad, a la pobreza, a la exclusión, a la desesperanza  y a la muerte a tantos millones de seres humanos.

Las reformas laborales han supuesto la desregulación del mercado laboral,  la precariedad extrema  del empleo y los despidos indiscriminados. Las políticas económicas conducen a  la reducción drástica del gasto social, al desmantelamiento de los sistemas públicos de protección social (pensiones, desempleo,...) y la liquidación de las empresas públicas, con el resultado de un trasvase ingente de renta desde los salarios al excedente empresarial y el traspaso de los  medios de producción públicos a manos privadas. El beneficiario de todo ello  ha sido el capital en su conjunto y, en especial, a través de los procesos de concentración y fusiones,  las multinacionales, la Banca y de las grandes empresas de comunicación,  energía, etc., que han obtenido recursos para competir en un mercado mundializado, garantizándose  posiciones hegemónicas en los distintos países y sectores.

En los próximos tiempos las políticas antisociales van a recibir nuevos impulsos. Estas políticas sólo pueden impedirse con la movilización social de la clase trabajadora y de la sociedad en su conjunto. Hay que crear las condiciones  para una huelga general, como respuesta oportuna y proporcionada a la intensidad de la ofensiva y la amplitud de los sectores sociales afectados.

Otro mundo es posible

Frente al curso destructivo del orden capitalista internacional, se observan luchas, resistencias y movilizaciones cada vez  más amplias en distintos puntos del planeta. En este sentido, entendemos que el movimiento sindical debe unir las luchas laborales con las del movimiento “antiglobalización”,  desarrollando e impulsando un nuevo  internacionalismo que permita transformar el sistema para extender el bienestar  y fortalecer los derechos políticos y sociales de todos los pueblos.

Por ello, la Confederación de STEs, con otras organizaciones y personas, convocamos a la manifestación Estatal, del 2 de diciembre, en protesta por la desoladora situación internacional y la reivindicación de los siguientes puntos:

Parar  la guerra. Es hora de que se detenga esta nueva actuación bárbara de los países imperialistas y de acometer la solución de los problemas que dan origen a tanta desesperación y tantos dramas humanos.

Repartir la riqueza y la renta de una forma más justa. Ante la crisis económica y el paro amenazante, se impone la reducción de la jornada laboral y la fijación de las 35 horas por ley, en cómputo semanal y sin reducción salarial. Protección social plena.

Eliminar la precariedad  laboral. Por el derecho a un empleo digno y estable, que garantice la vida y la salud laboral, fuera ETTs.

Contra la privatización de los servicios públicos esenciales (como la sanidad, educación, universidad, seguridad social, cultura, los transportes y comunicaciones), y el desmantelamiento de  las empresas públicas.

OTRO MUNDO ES POSIBLE.. MOVILICÉMONOS POR ELLO.

 

CONFEDERACIÓN DE SINDICATOS DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE LA ENSEÑANZA (STEs)