LA CONFEDERACIÓN DE STEs PRESENTA UN CATÁLOGO DE PROPUESTAS EN DEFENSA DE LA ESCUELA RURAL

La necesidad de profundizar en la defensa y prestigio de la escuela y el mundo rural como tarea conjunta de todos los sectores sociales implicados es el principal propósito asumido por la Confederación de STEs y el sindicato SUATEA tras la celebración de las jornadas sobre Escuela Rural que transcurrieron del 1 al 4 de noviembre en Tapia de Casariego (Asturies), y en la que participaron un centenar de personas. El conjunto de propuestas alternativas emanadas de este encuentro en el que se han dado cita, aparte de profesorado y sindicalistas, representantes de asociaciones de padres y madres, de las administraciones y de organizaciones campesinas, será ahora trasladado a las diferentes administraciones educativas y a las universidades.

La petición a las distintas consejerías de normas que permitan la organización de un subsistema educativo rural; la creación de un mapa escolar de enseñanzas en el medio rural, con criterios de discriminación positiva y compensadora de desequilibrios; el rechazo de las políticas educativas homogeneizadoras y repetidoras del modelo urbano o la exigencia de reconocimiento de la diversidad de modelos que debe tener la escolarización en el medio rural, con apuesta preferente, pero no uniforme ni forzosa, por el modelo de CRA para la educación infantil y primaria, son algunas de las principales conclusiones a que se ha llegado en el apartado de organización de la escuela rural.

Con respecto al profesorado se reivindica que todas las escuelas rurales, independientemente del modelo de escolarización que adopten, deben contar con personal docente que permita al alumnado acceder a todas las enseñanzas básicas, así como con especialistas LOGSE y de atención a la diversidad y personal de apoyo itinerante, que permita labores de refuerzo y diversificación y todo tipo de actividades extraescolares y complementarias. Igualmente, se plantea que las escuelas rurales deben contar con personal que tenga una formación inicial adecuada a la realidad de dicha escuela, por lo que se demandan programas, personal y recursos específicos para el profesorado de rural; también con respecto a la formación, desde SUATEA y la Confederación de STEs se pide que las universidades ofrezcan planes de estudio de Magisterio que contemplen materias, didácticas, recursos organizativos y pedagógicos, historia y sociología del mundo rural, prácticas docentes en escuelas rurales y la posibilidad de cursos postgrado o la oferta de Escuela Rural como asignatura optativa, entre otras posibilidades, si bien no se cree conveniente que aparezca la titulación de Maestro/a de Escuela Rural como especialidad.

En el plano de organización y funcionamiento de los centros rurales se mantiene que la escuela rural debe estar dotada de un reglamento de funcionamiento y organización propio y distinto de los centros urbanos; también se demanda la reforma de la normativa de Consejos Escolares, que contemple la realidad de la escuela rural. Por último, y en relación a la dinamización del entorno social, se ve necesario plantear actividades interinstitucionales que permitan una relación entre la escuela, las familias y las instituciones municipales, así como el fomento del papel socializador y de arraigo al entorno que tiene la escuela rural unitaria o de pueblo.

9 de noviembre de 2001.

Secretariado Confederal de STEs