NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

STES-Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.stes.es

Una evaluación diagnóstica ¿para qué?

STEs-I critica el valor de unas pruebas generales aplicadas a los estudiantes de Primaria de todo el Estado.

Tras la publicación del primer informe de la evaluación general de diagnóstico prevista en la Ley orgánica de educación (LOE) quedan muchas dudas por resolver. Especialmente preocupante han sido las lecturas mediáticas en las que se comparan los resultados obtenidos por los estudiantes de 4º de Primaria en las diferentes comunidades. Tampoco la generalización de unas pruebas estándar aplicadas en comunidades donde las políticas educativas están siendo muy diferentes pueden compararse fácilmente. Todo ello sin poner en duda la fiabilidad del estudio y el proceso de recogida y análisis de datos efectuado por el Instituto Nacional de Evaluación.

Desde STEs-I creemos que la inmediatez que requiere la actuación derivada del diagnóstico no lo pueden cubrir las pruebas masivas externas. No es posible disponer de un mecanismo de diagnóstico, toma de decisiones y actuación sobre los alumnos sujetos de la medida en el tiempo real. Se deberían contemplar otras áreas de conocimiento derivadas del resto de competencias básicas: tratamiento de la información y competencia digital, competencia cultural y artística, competencia para aprender a aprender y la autonomía e iniciativa personal.

No es adecuado un sistema masivo de evaluación que en teoría sirve para diagnosticar déficits individuales. Los resultados obtenidos no dan una foto real del sistema educativo español, sino más bien una dispersión de resultados en función de la aplicación o no de determinadas políticas educativas por parte de las comunidades autónomas.

La evaluación diagnóstica se ha presentado como un índice para valorar la calidad de los sistemas educativos autonómicos, sin tener en cuenta otros factores mucho más relevantes, como la estructura del sistema (teniendo en cuenta las transferencias de la enseñanza a las comunidades autónomas), los contenidos excesivos, la excesiva fragmentación curricular, la consideración del profesorado, los sistemas de acceso, la formación docente, la tipología del alumnado, los recursos con los que se cuenta, la inversión en educación, la falta de democracia en los centros, etc. Ninguna de estas dimensiones están consideras en el estudio. Puede considerarse un buen estudio de investigación en educación que sirva para una tesis doctoral pero no pueden extraerse conclusiones sobre el funcionamiento y la organización del sistema educativo español, ni tan siquiera del de las comunidades autónomas.

Para STEs-I, estas pruebas tienen como objetivo construir el modelo de gestión empresarial propuesto por las políticas neoliberales para la educación. Estos hechos sirven para poner de manifiesto la necesidad de un cambio de orientación para este tipo de pruebas. La evaluación debe ser democrática: se debe saber qué se va a evaluar, para qué, y qué se va a hacer con los resultados.

Debe potenciarse un buen sistema de evaluación interna del centro y la evaluación del alumnado en la consecución del currículum con los recursos y apoyos adecuados por parte de las administraciones. Las evaluaciones externas, como la realizada en 4º curso de primaria, han de ser subsidiarias y complementarias a la evaluación que realiza el profesorado sobre sus estudiantes y a la propia evaluación interna del centro.

Secretariado de STEs-i

17-junio-2010

 

© Confederación de STEs-Intersindical