NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.intersindical.es

La Confederación Intersindical exige una ley del aborto que respete la libertad de las mujeres a decidir sobre su maternidad

Las recientes detenciones de personal sanitario de determinados centros hospitalarios por casos de prácticas de abortos “supuestamente” ilegales están reflejando la insuficiencia de la legislación española en relación con el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad. Han sido suspendidas varias clínicas en Madrid y Barcelona por presuntas irregularidades, el personal de los centros ha recibido amenazas de muerte y agresiones en la calle, se difunden mentiras e informaciones, falsas y sin pruebas, de horrores truculentos que hablan de gritos y llantos de bebés cuando están siendo asesinados, restos humanos en bolsas de basuras, trituradoras que deshacían los restos, en fin, qué horror, cuántas mentiras, cuántas falacias. Volvemos a las situaciones que vivimos hace más de veinte años cuando muchas mujeres exigíamos el aborto libre y la derecha ultraconservadora, grupos antiabortistas, provida, etc., nos acusaban de promover el asesinato de los no nacidos, aduciendo los argumentos más espurios y denunciando hechos que -qué casualidad- eran los mismos que están utilizando ahora como si fueran nuevos (ya en aquel momento hablaban de que se tiraba los restos de no nacidos a los contenedores de basura y difundían cintas de video de bebés que lloraban cuando se les asesinaba al extraerlos por la fuerza del útero materno, etc.).

Tenemos una Ley del aborto de hace 22 años y, a juzgar por lo que está ocurriendo, está caduca, obsoleta y, además, es bastante más restrictiva que los países de nuestro entorno, como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Portugal, Grecia, Bulgaria, Eslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría o la Republica Checa, que admiten el aborto libre - sin supuestos legales- hasta las 12 semanas de gestación. En el caso de España, la Ley fija tres supuestos para permitir el aborto: riesgo para la salud de la embarazada, detección de grave tara física y psíquica para el feto y cuando el embarazo es consecuencia de una violación. Lo ocurrido en Madrid y Barcelona evidencia que la Ley en vigor no da respuesta al derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad.

Después de todo lo ocurrido, de las mentiras atroces y la persecución a la que se ha sometido a las clínicas afectadas, al personal de estos centros y a las mujeres que han abortado, era de esperar que el gobierno diera una respuesta y que saliera, al menos, a desdecir toda esta sarta de mentiras, pero no, no han tenido valor. No sólo no se han atrevido a valorar los hechos, sino que un día dicen que hay que reformar la Ley y al día siguiente se desdicen. El Partido socialista y, lo más preocupante, las mujeres del Partido Socialista, además de otros de quienes ya lo esperamos de antemano, han permitido que en una votación a una moción de IU que incluía la reforma de la Ley con una Ley de plazos, fuera rechazada por abrumadora mayoría, ni más ni menos que 21 votos a favor y 277 en contra. Es evidente y claro: el Partido Socialista está preocupado por el desgaste que les ha supuesto el enfrentamiento con la Iglesia católica por la Educación para la ciudadanía, por la enseñanza privada-concertada y el falso discurso del derecho de los padres/madres a decidir la educación de sus hijos. Ahora, en pleno periodo electoral, el partido socialista no quiere una nueva campaña de desgaste que le puede llegar de la Iglesia católica por una supuesta reforma de la ley del aborto.

Desde la Organización de Mujeres de la Confederación Intersindical y STES-i, queremos insistir en la necesidad de modificar esta Ley del aborto. Necesitamos una Ley moderna y definitiva, que no deje resquicios legales que puedan impedir a las mujeres el ejercicio libre, en la sanidad pública y con todas las garantías sanitarias y jurídicas, de su decisión voluntaria de interrumpir un embarazo. Además de todo ello, es necesario promover, desde el ámbito de la educación, la educación afectivo-sexual, para prevenir embarazos no deseados entre las jóvenes, además de campañas informativas y formativas dirigidas a la prevención de embarazos no deseados y el acceso libre a la anticoncepción.

Isabel González López
Responsable de la Organización de Mujeres
Confederación Intersindical, 18-12-07

© Confederación de STEs-Intersindical