NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.stes.es

STES-i considera vergonzoso que la inversión en Educación se redujera un punto porcentual en la última década

El informe anual sobre educación de la OCDE -en el que se comparan distintas estadísticas de los treinta y cuatro países con mayores índices de desarrollo, en este caso referidas a 2004- pone de manifiesto, nuevamente, que la inversión educativa española no se corresponde con el nivel económico alcanzado. Efectivamente, siendo la media general de un 6,2% del total del PIB en cada estado, en España lo fue del 4,7% en 2004, con el agravante de que se trata de uno de los escasísimos países donde ese porcentaje se redujo considerablemente –un punto porcentual- a lo largo de los años comprendidos entre 1995 y 2004. Lo mismo puede decirse del gasto anual por estudiante, donde el Estado español se sitúa muy por debajo de la media general.
Como dato relevante y satisfactorio cabe señalar que, junto con Irlanda, España se mantiene como el país más equitativo del mundo en educación, es decir, aquel en el que menor incidencia tiene la extracción socioeconómica del alumnado a la hora de acceder a los estudios superiores. No obstante, y para matizar un tanto esa favorable circunstancia, el informe también pone de manifiesto la devaluación de nuestros títulos universitarios, ya que se trata de uno de los países con menor adecuación entre estudios universitarios y mercado laboral, y por lo tanto con menor garantía de éxito para quienes concluyen estas enseñanzas. En este sentido, cabría preguntarse si los estudios post-universitarios –ofertados principalmente por la enseñanza privada- requeridos para los puestos de elite no serán el nuevo filtro social que todavía no se refleja en las estadísticas.

Continúa llamando enormemente la atención el bajo porcentaje de alumnado que, en comparación con otros países, y hasta diez puntos por debajo de la media de la OCDE, finaliza los estudios de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional –frente a la idea general que se ha venido sosteniendo desde determinados ámbitos de que los estudios en España son un coladero- y sería necesario reflexionar sobre los motivos que provocan este hecho que, sin duda, está relacionado con la carencia de medios adecuados para la atención a la diversidad. En ese sentido cabría reivindicar que, si bien nos situamos en mitad de la tabla en cuanto a ratios escolares, es necesario seguir reduciendo ese porcentaje de alumnado por aula, teniendo en cuenta lo que ha variado la composición del alumnado durante los últimos años.

También en contra de lo que suele pensarse, el informe resalta el nivel razonable de homogeneidad educativa entre los distintos territorios del Estado, a diferencia de otros países donde se observan diferencias muy acusadas.

Ante los resultados de este nuevo estudio comparado, STES-i exige al Ministerio de Educación y al Gobierno español que sean consecuentes con sus palabras de que la educación es una prioridad, y en consecuencia:

- Que se eleve el porcentaje del PIB destinado a inversión en educación hasta llegar al 7% del PIB.
- Que esa inversión sea dirigida a la mejora y fortalecimiento de la escuela pública y al fomento de las medidas de la atención a la diversidad, para evitar que un porcentaje tan amplio de alumnado continúe fracasando en sus estudios.
- Que se faciliten los medios para que todo el alumnado tenga acceso a los estudios post-universitarios públicos en igualdad de condiciones.
- Que se mejoren las condiciones laborales del profesorado en su conjunto, lo cual redundará inevitablemente en beneficio de la calidad de la enseñanza.

STES-intersindical 19-9-07

© Confederación de STEs-Intersindical