NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.stes.es

Aprobada la Ley Orgánica de Iguadad

Una valoración

El Congreso de los diputados aprobó el 15 de Marzo la Ley de Igualdad efectiva entre mujeres y hombres con el voto a favor de todos los grupos parlamentarios excepto del PP. Esta ley pretende hacer real el principio de igualdad de trato y la eliminación de toda discriminación contra las mujeres. Entrará en vigor una semana después de su aprobación.

El texto contempla un conjunto de medidas que afectan a la vida política, jurídica y social. Se reconoce el derecho a la conciliación de la vida personal y laboral y la necesidad de extenderlas a trabajadores y trabajadoras de todos los regímenes de la Seguridad Social.

Se hace hincapié en la necesidad de que se dé una mayor corresponsabilidad entre mujeres y hombres respecto de las obligaciones familiares. Se establece también la representación equilibrada entre unas y otros en todos los ámbitos de las administraciones públicas, así como en las listas electorales. El Proyecto de Ley reforma la Ley Orgánica de Régimen Electoral General para garantizar el equilibrio de ambos sexos en las listas electorales. Asimismo, establece la responsabilidad de las empresas en el ámbito de la igualdad entre los sexos y les obliga a negociar con los agentes sociales planes de igualdad. Además, prevé que en un plazo de ocho años los consejos de administración de las empresas tengan al menos un 40% de mujeres, cuando en la actualidad sólo suponen el 3,6%.

Gracias a las enmiendas propuestas por los grupos parlamentarios, tanto en el Congreso como en el Senado, la ley actual ha mejorado con respecto al proyecto inicialmente presentado por el gobierno. Por ejemplo, el permiso de paternidad se alarga a 15 días -mientras que en el proyecto eran 10- y a cuatro semanas en el plazo de seis años. También se amplía la baja por maternidad para los casos de niños prematuros, tantos días como el neonato se encuentre hospitalizado, hasta un máximo de trece semanas. Se avanza en la lucha contra el acoso sexual en el trabajo y, en general, con respecto a la violencia de género con la creación de 43 nuevos juzgados exclusivos.

Es importante resaltar que la Ley entra en todas las esferas de la vida, como la sanidad, la educación, la creación artística, la vivienda, la cooperación, el empleo, y los medios de comunicación (TV, prensa, publicidad…)
El texto contempla la creación de una Comisión Interministerial de Igualdad, así como unidades de igualdad en cada ministerio. Asimismo se crea el Consejo de la Mujer como cauce para la participación de las organizaciones de mujeres en el desarrollo de las políticas públicas. Con esta Ley, el Gobierno se hace eco de una Directiva Comunitaria de 2002 de igualdad de trato entre mujeres y hombres.

Desde la Organización de Mujeres de la Confederación de STES-i pensamos que la aprobación de esta ley es un paso importante en el desarrollo transversal de las políticas de género y en el establecimiento de un marco para la adopción de la acción positiva, sobre todo en el ámbito de las administraciones públicas y de las empresas. Hay que volver a resaltar la mejora que supone la ley tras su aprobación definitiva, respecto al proyecto original. Creemos que el aumento del permiso de paternidad es loable pero que hubiera sido deseable que fuera ya de cuatro semanas, tal como ha sido reclamado, casi por unanimidad, por sindicatos y organizaciones feministas.

Por otra parte, tanto el proyecto como la recién aprobada Ley han levantado ampollas entre los empresarios, que no aceptan la acción positiva ni la conciliación, y que han declarado que esta norma supone una intromisión “fortísima” en el sector privado. De hecho, han sido las presiones de los empresarios las que han forzado el aumento -de cuatro a ocho años- del periodo para que las empresas incorporen a sus consejos de administración a un 40% de mujeres. Ya sabemos que el sector empresarial es completamente inmovilista respecto al desarrollo de políticas que beneficien la posibilidad de acceso, la permanencia y la promoción de las mujeres en los puestos de dirección. Pero es obligación del gobierno legislar y potenciar la igualdad laboral de las mujeres, también en la empresa privada, en la que al fin y al cabo se concentra la mayoría de las trabajadoras.

En el terreno educativo la ley de igualdad hace referencia también a la educación en igualdad, libre y no discriminatoria. Desde la organización de mujeres de STES-i consideramos que esta posición no es compatible con la existencia de la religión como asignatura de oferta obligada en la red pública y en la privada sostenida con fondos públicos. La religión es una disciplina que fundamenta sus presupuestos en la desigualdad entre hombres y mujeres, negando la libertad de elección de las mujeres y concediendo privilegios a los varones. No obstante, la organización de mujeres del STES-i quiere mostrar su satisfacción porque prácticamente todas las enmiendas que presentamos a esta ley en el ámbito de la educación han sido recogidas. Ahora sólo hace falta que esas normas se hagan efectivas en todo el Estado.

Seguimos pensando que se deberían de haber tomado más medidas respecto a los medios de comunicación. Habría que haber incorporado un artículo en el que se pusiese de manifiesto el compromiso de la creación de un consejo ético para los medios tanto públicos como privados. Este consejo vigilaría que los códigos de conducta respeten el principio de igualdad, así como la imagen y la salud de la mujeres. También echamos de menos la concreción en los presupuestos necesaria para la aplicación de esta ley.

Para finalizar, queremos lamentar y criticar que el PP se haya abstenido en la votación de esta ley, aunque no nos extraña dada su conocida oposición a cualquier medida de acción positiva que asegure la paridad entre los sexos en los distintos ámbitos sociales.

Organización de Mujeres de la Confederación de STES-i
16 de marzo de 2007

© Confederación de STEs-Intersindical